domingo, mayo 26

I looked inside her eyes. All I saw was pain.

Muchas veces una oleada de sentimientos se apoderaba de ella. Un amargo dolor se le agarrotaba a la garganta, dejándola sin habla. Aunque abriera la boca para soltar todo lo que llevaba dentro, nada salía. Allí habitaba un monstruo, que le arañaba la garganta sin piedad. No le dejaba dormir, ni pensar, no vivir. Cada mañana se levantaba para luchar contra él. A veces vencía ella, y otras él. Al principio parecía tan amable. Le prometió que iba a ayudarla. Pero terminó por estrangularla. De vez en cuando, corría al baño, y se tapaba la boca con la mano. Falsa alarma, tan sólo estaba llorando. Otra vez. La culpabilidad y el remordimiento la roían por dentro, dejando aberturas en donde se empezó a alojar el miedo. Tantas cosas dejaron de importarle, y cuánto se preocupaba por otras. Sólo quería que todo acabara. Que la voz de su cabeza callara para siempre.
Après l'orage il y a toujours un brilliant soleil.

2 comentarios :

  1. No dejes que te ahogue nunca. Podemos ser libres y dejar atrás lo que nos lastima aunque sea difícil. Ánimos! me ha gustado mucho la entrada aunque sea triste, pero es muy hermosa igual. Besos!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Muchísimas gracias <3 ¡Besos! oxo.

      Eliminar

Amor animi arbitrio samitur non ponitur.